lunes, 30 de noviembre de 2020




Publicado el lunes, 08 de junio de 2020

El tenis que no se ve por FERNANDO ESTEVE

https://www.industriadeltenis.com/el-tenis-que-no-se-ve-por-fernando-esteve/

FOTO

Fernando Esteve se estrena como columnista de industriadeltenis.com. Esteve es ex seleccionador español de tenis en silla de ruedas y director del Club de Tenis Miranda. 

Seguramente cualquier compañero de profesión haría esto mejor que yo, pero voy a intentar reflejar el sentir de muchos de ellos, que en muchos casos son buenos amigos y les conozco lo suficiente para saber las dificultades por las que están pasando. Entiendo perfectamente que somos mucha gente intentando volver a nuestras vidas y que son muchas cosas para regular en estos momentos, a lo mejor no es tan sencillocomo nos parece a los que tenemos situaciones tan delicadas, pero lo que sí sé, es que nada volverá a ser igual, estamos pasando por momentos de gran incertidumbre, el tiempo en estas situaciones siempre hace más grande la herida y corre en nuestra contra, somos el tenis que está sufriendo ceses de actividad y ERTES, sin duda, esta pandemia marcará un antes y un después en nuestras vidas.

Nosotros somos, lo que yo llamo, el tenis que no se ve, ese tenis de andar por casa, el que trabaja en silencio, somos el tenis humilde, el que trabaja en polideportivos Municipales, el que comparte instalaciones, el que trabaja en clubes con otras treinta secciones, el que entrena en un pabellón sobre una pista de fútbol sala con las redes cruzadas o con redes de mini tenis, el que trabaja sin descanso todos los fines de semana del año, ese tenis que no deja de sumar y sumar en ningún momento, es una parte más de un todo y está sufriendo como nadie,

Somos el que organiza torneos todos los meses, el que siempre está ahí, nos nutrimos de horas de pista y de muchas horas de trabajo en casa, de organizar confrontaciones con otras escuelas, de organizar ligas de todo tipo, de hacer jornadas de padres e hijos, fiestas de escuela con mil premios la paella de fin de curso, somos el que coge el torneo provincial que no quiere nadie, somos un tenis cercano y sobre todo de mucho cariño, cariño que nos han transmitido en muchos casos nuestros padres hacia este deporte, un deporte de caballeros, cariño que nos lleva a colaborar con asociaciones que necesitan ayuda, tanto económica como social y ligamos sus nombres a nuestros torneos, Menudos Corazones, Cruz Roja,

Asociaciones contra el cáncer, la esclerosis múltiple, Unicef, incluso buscamos horas para crear escuelas de discapacitados intelectuales, escuelas de tenis en silla de ruedas. Nada cómo la satisfacción del trabajo bien hecho y poder motivar a nuestros alumnos, nosdebemos a ellos, siempre con una buena actitud que será la que nos defina.

Por cierto, los entrenadores del tenis que no se ve, desde sus casas se han reciclado online el curso Nacional de árbitros, realizado los cursos con la ITF (Según mis datos, segundo país con más cursos realizados), nos hemos enamorado del Tenis por etapas con la RFET; hemos organizado un sinfín de concursos, como el de fotos dando tú mejor golpe desde casa, de dibujos, de toques con la raqueta y la bola, todo lo necesario para no perder el contacto con nuestros alumnos. También son muchos los que están aportando soluciones para volver a nuestras pistas.  Estoy viendo todo tipo de ideas de amigos para salir de la situación en la que estamos inmersos, tenemos a nuestro favor muchos metros cuadrados para dar rienda suelta a nuestra imaginación, esas dimensiones nos permiten trabajar con seguridad.

Hoy siento la necesidad de lanzar a través de estas líneas una llamada de auxilio y a la vez dar una opinión para sumar en ese tenis que no se ve, para que se nos tenga en cuenta. Si el tenis nacional está plagado de éxitos en los últimos años, a lo mejor es por culpa del trabajo de mis compañeros, compañeros que están sufriendo estos días la soledad en sus casas y no reciben las llamadas de sus clubs para saber cómo están y se sienten solos, decepcionados. Eso me duele, no puede pasar, necesitamos estar unidos y salir de esto juntos, de la mano, somos una pequeña pieza de un gran puzzle. Por cierto luego tendré que encordar la raqueta, con el día de hoy son 81 días sin dar clases, le pondré un kilo menos, me vendrá bien.

Papá quiero ser tenista!!! »